Estar solo

"La capacidad de estar solo es la capacidad de amar. Puede parecerte paradójico.

Pero no lo es. Es una verdad existencial.

-Solo aquellas personas que son capaces de estar solas son capaces de amar.

De compartir.

De ir al centro más profundo de la otra persona.

Sin poseer al otro.

Sin ser dependiente del otro.

Sin reducir al otro a una cosa.

Y sin convertirse en adicto al otro."

 

Hoy pido porque haya paz, y porque todos los seres, de todos los planos, seamos felices.

Gracias.

💜

"Caminando en línea recta, no puede uno llegar muy lejos."

~ El Principito ~

_ ( Agradezco a Mery Fernandez Silveyra por compartir sus experiencias de vida )

Tú eres "TODAS LAS POSIBILIDADES.

El principio de despertar de la conciencia es no juzgar a los otros, cada persona es diferente en forma física, mental, emocional y espiritual.

A veces se juzga a las personas que comen carne, que tienen otra filosofía de vida, o por cualquier cosa, pero en este despertar cada uno recorre y avanza  individualmente. Las dimensiones son los diferentes estados de conciencia, estados de la existencia que experimentamos durante el camino hacia el Ser Único. Son los pasos evolutivos que el Ser decidió experimentar para regresar a la Fuente Divina.
Aquel que ha avanzado espiritualmente (que tú propio cuerpo te lo diga) en su ser no desea comer carne, o que practica mantras, lee libros sagrados, etc.; muy bien; no por eso el que no lo hace está mal. Cuando actuamos como jueces solo estamos escuchando a nuestro EGO, MARA O A NUESTROS DEMONIOS, no vemos las cosas como son, sino como nosotros queremos verlo.
No es que haya buenos o malos.
Solo hay espíritus más avanzados que otros...
Solo hay seres más conscientes que otros.
El que come no desprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado.
Todos los niveles dimensionales se encuentran en el aquí y el ahora., dentro de la cual vibramos. 
Tú eres "todas las posibilidades"...
Y todo depende de tu estado de consciencia...
Tienes libre albedrío para poder elegir,
si quieres reflejar luz u oscuridad...

Pero recuerda una sola cosa;
Si reflejas tu luz,
Estás iluminando todo a tu alrededor,
y por tanto, te iluminas a ti mismo...

CONTRA QUIEN LUCHAMOS :
Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño, es decir, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la soledad del desierto, del bosque o de las montañas para solamente dedicarse a la oración y a la penitencia.

Se quejaba muchas veces que tenía demasiado quehacer.

La gente preguntó cómo era eso de que en la soledad estuviera con tanto trabajo.

Les contestó:

"Tengo que domar a dos halcones,

entrenar a dos águilas,

mantener quietos a dos conejos,

vigilar una serpiente,

cargar un asno y

someter a un león".

No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives.

¿Dónde están todos estos animales?

Entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron.

Porque estos animales los tienen todos los hombres, ustedes también.

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo.

Tengo que domarlos para que sólo se lanzan sobre una presa buena,

son mis ojos.

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan.

Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir,

son mis dos manos.

Y los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las cosas difíciles.

Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta,

son mis dos pies.

Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas.

Siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula, si no la vigilo de cerca, hace daño,

es mi lengua.

El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber.

Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día,

es mi cuerpo.

Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso,

es mi corazón.

"Cuando estás decidido a hacer algo que es bueno, lograrás llevarlo a cabo si usas la voluntad dinámica para conseguirlo."

Todo cambia, todo el tiempo, sin parar.

La eternidad que abraza al dinamismo nos pide que desarrollemos una voluntad que se adapte a las circunstancias presentes las 24 horas de cada día: es ahí que la quietud puede avanzar, y que la vida fluye naturalmente.

Siempre ahora.

Los seres humanos, independientemente del estado de evolución de consciencia de cada uno, estamos todos en el plano de las formas: y esto implica un altísimo grado de responsabilidad.

Si todavía estamos acá, es porque todavía tenemos muchísimo trabajo que hacer. Salvo raras excepciones que son los que se toman el trabajo de venir a la Tierra para recordarnos lo que es importante (los Maestros) estamos todos en primer grado.

Nunca creamos que porque leímos algún que otro libro acerca de Dios, o porque sabemos ponernos la pierna atrás de la oreja, o porque practicamos alguna técnica de meditación o arte marcial, somos más, o sabemos mejor, que el que no.

El ego espiritual es mucho mas peligroso que el normal.

Es importante que compartamos lo que aprendemos, recordando siempre que de verdad, no sabemos nada: nada nos pertenece. Somos solo canales a través de los que podemos dejar que distintas energías fluyan. Y despues soltar.

Vivir atados a nuestras creencias, a la medida exacta o a algún deber ser, nos separa del momento presente, de Dios, que es la única fuente de sabiduría real.

Si nuestra practica espiritual no hizo brotar la flor de la humildad en nuestros corazones, entonces quizás, habría que re capitular, para ver en donde fue que nos confundimos tanto.

Poder ver a Dios en todos y en todo, el poder de la apreciación de lo invisible, es lo que buscamos los que buscamos a Dios: la percepción de la Unidad.

Eso que nos tratan de transmitir los Maestros, independientemente de cualquier técnica o herramienta: que estamos todos juntos en el camino del despertar del amor.

Si no entendimos esto, no entendimos nada.

Y que cada uno tiene que hacer su esfuerzo individual para poder trascender su propia mente, su propia historia, su propia identificación con lo falso.

"Sean cuales sean las circunstancias, si persistes en tu intento, Dios creara los medios para que tu voluntad reciba la justa recompensa a su esfuerzo. Esta es la verdad a la que se refería Jesús cuando afirmaba: 'Si tenéis fe y no dudáis (...) si aun decís a este monte: 'quítate y arrójate al mar', así se hará."

Cuando la intención nace del corazón, nada es imposible. Solo puede tardar mas o menos, pero todo lo que anhelamos con el alma, ya está en camino.

Yogananda les decía a sus discípulos:

"Estudia la vida de los santos. LOS ATAJOS FACILES NO SON EL CAMINO DEL SEÑOR. ¡Su senda es siempre difícil! San Francisco tenía más problemas de los que puedas imaginar, pero nunca se dio por vencido. Gracias al poder de la mente supero aquellos obstáculos, uno tras otro, hasta lograr percibir su unidad con el Señor del Universo ¿Por qué no habrías de tener tu también esa misma determinación?"

Si alguien pudo, ¿Que nos hace creer que nosotros no podemos, también, aspirar a las estrellas? ¿A la autentica libertad del alma?

Hay personas que no paran de quejarse, que se creen que lo que les pasa a ellas, es lo peor del mundo: estas son las personas que desaprovechan las oportunidades que les da la vida para aprender, para moldear su propia estructura sutil.

¿Se imaginan a la Madre Teresa quejándose porque se corto la luz?

Nosotros tenemos tanto mas de lo que creemos que necesitamos, acá en Occidente, que estamos muy mal acostumbrados. Todo lo damos por sentado. Como chicos caprichosos.

Las oportunidades mas grandes están generalmente en las mas pequeñas de las cosas de la vida cotidiana: en el modo, en la mirada, en poder asumir la responsabilidad de cada circunstancia que se nos presenta en el día a día.

Hay otras personas que no se quejan mas porque ya se quejaron tanto, que se cansaron de ellas mismas y de su propio ombligo, y se dieron cuenta de que la queja tiene una vibración energética tan pero tan baja, que decidieron que ya no formara parte de sus campos.

Y descubrieron algo mucho mejor que la queja: La Gratitud.

Es mucho mas inteligente y divertido decir Gracias que circular por la vida echando culpas.

¿Viene alguien y me trata mal? ¡GRACIAS! Por darme la oportunidad de poder elegir no reaccionar. O si reaccione, ¡GRACIAS! por reflejare donde necesito seguir trabajando.

¿Algo de alguien me genero angustia o enojo? ¡GRACIAS! Por darme la posibilidad de poder observar mi cuota de angustia y de enojo. ¡Es mía!

¿Me robaron la billetera en la parada del colectivo sin que me diera cuenta y tengo que hacer todos los tramites otra vez? ¡GRACIAS! Estoy pagando Karma seguramente y encima tengo la posibilidad de mandar luz y amor para esa persona que cometió el delito, que seguramente se tope después con algún piano volador.

Si solo estamos dispuestos a recibir la imagen que nos da el espejo del baño como real, entonces, estamos en problemas.

Cada ser humano, cada situación, es un espejo mas, que está ahí para mostrarnos, otra cara, de las miles que tenemos.

NUNCA NADIE ES RESPONSABLE POR ALGO QUE NOS PASA A NOSOTROS.

No existen lo bueno y lo malo en el lenguaje del Universo. Existe lo que es, como sea que es, ahora.

Si no asumimos esta cuota de responsabilidad, entonces nos la podemos pasar años leyendo libros, parándonos arriba de la cabeza, sentados en silencio, comiendo espinacas, que no vamos a poder comprender el verdadero significado de lo que nos están tratando de decir:

QUE DIOS NO ESTA AFUERA EN NINGUN LADO: ESTA ADENTRO, DE TODOS Y DE TODO.

SOMOS TODOS UNO.

Si no podemos vernos en los ojos de la persona que tenemos en frente (sea quien sea esa persona), entonces podemos proponernos, quizás, empezar a tratar de hacerlo.

No podemos ver afuera, lo que no hay adentro.

Nuestra realidad, es solo una perspectiva más.

Una proyección más.

Solo eso.

Trabajemos sobre nuestra perspectiva, y dejemos a la realidad tranquila, que nos revele el estado del proyector.

Hoy pido porque haya paz, y porque todos los seres, de todos los planos, seamos felices.

Gracias.

"Dance, when you're broken open. 
Dance, if you've torn the bandage off. 
Dance in the middle of the fighting. 
Dance in your blood. 
Dance when you're perfectly free."

~ Rumi

 _ ( Agradezco a Mery Fernandez Silveyra por compartir sus experiencias de vida )

El pasado ya paso.

Todos tenemos un pasado que en algún momento vamos a necesitar dejar atrás, si queremos animarnos a vivir en el abismo del presente.

Crear armonía.

Respetar los espacios.

Espacio para ser y para que cada uno sea, como es: con su propósito y su misión.

Crear esta libertad, este respeto, es crear Paz.

El amor que surge de aprender a dejarnos ser libres, a fluir en esta libertad, sin apegos, es el amor sin condiciones: porque nada ni nadie nos pertenece, así como tampoco le pertenecemos a nada ni a nadie.

Sin libertad no puede haber armonía. Sin armonía no puede haber paz. Y sin paz, no hay felicidad posible.

Lo que tenemos va dejar de existir en algún momento: de acá la importancia de agradecer. De soltar los reclamos. De aprender a ver siempre lo que hay. Abrir los ojos de la percepción. Es un entrenamiento.

Para poder, desde este lugar, desde esta libertad interior de no tener que ser ni víctima ni juez sino mas bien espectador, manifestar nuestro futuro.

Nuestra propia historia.

Esta vez no como hijos de nuestros padres, sino como hijos del Universo.

Yo le llamo a esto, la Independencia del alma.

Teniendo en cuenta que lo mas importante, siempre, es aprender a preservarnos, no tanto de los demás, sino de nosotros mismos: de las falsas creaciones de nuestro propio ego.

Y así es como nos hacemos responsables de nuestra existencia.

Cuando asumimos nuestra naturaleza como creadores y empezamos a vivir en la eternidad del Presente.

Hoy pido porque haya paz y porque todos los seres, de todos los planos, seamos felices.

Gracias.

"Love itself describes its own perfection.
Be speechless and Listen."

~ Rumi

 

 _ ( Agradezco a Mery Fernandez Silveyra por compartir sus experiencias de vida )

El poder de la intención

 “Shiva no está en el Ganges. No está ni en la caridad, ni en los cantos, ni en ninguna ofrenda que sea hecha mecánicamente. Shiva no está en las piedras tampoco. Dios está adentro tuyo. Él es tu propio cuerpo. Él está profundamente establecido y enraizado en vos”.

Astrólogo, abogado, médico alopático y ayurvédico, padre de familia, crítico de arte, Dr. en filosofía y fiel devoto y practicante del Yoga, el Dr. Nagaraj siempre tuvo un alma curiosa por naturaleza. Eso nos contaba. Desde chiquito.

Aquel día hablamos con el Dr. Nagaraj del poder de las intenciones. Él le recordó a nuestro dormido inconsciente que las acciones que llevamos a cabo no son lo que realmente importa en la vida, lo verdaderamente importante es la intención que sostiene a cada una de ellas: desde practicar y ejercer nuestra pasión, pasando por todas nuestras obligaciones, hasta lavarnos los dientes. Es todo lo mismo.

Las acciones que llevamos a cabo no son lo que realmente importa en la vida, lo verdaderamente importante es la intención que sostiene a cada una de ellas.

“Es la manera y no la forma externa la que determina el curso de las cosas en conjunto. Sólo cuando la intención es pura, cuando realmente proviene del corazón, recibimos ayuda de Dios. Por eso, si sienten que no están recibiendo lo que piden, pregúntense, ¿cómo y qué estoy pidiendo?”

Sucede con frecuencia que las demandas que recibimos de la vida o los resultados que esperamos provienen del ego: de algún deseo que no está alineado con nuestro real propósito. La auto-exigencia constante de sobresalir ante el resto o su opuesto, la necesidad inconsciente de sentirnos inferiores, son las dos caras de una misma moneda.

Es como una necesidad a la que estamos acostumbrados, un placer medio masoquista de sentirnos un poco vacíos e incompletos. ¿Qué pasa si, de repente, estamos contentos? ¿Si, súbitamente, se acaban los pequeños problemas? ¿En qué vamos a ocupar nuestro tiempo reloj? ¿Qué vamos a hacer? ¿De qué vamos a hablar?

Ahí, creo, radica el gran problema: mientras nuestras ‘peticiones’ nazcan desde un lugar de carencia, del ‘necesito’ constante del disco rayado, del apego a la pasión, a los picos de felicidad o de tristeza, por lo general no recibiremos nada: Dios debe de estar agotado de estar ahí sentado -adentro nuestro- viéndonos mendigar.

La auto-exigencia constante de sobresalir ante el resto o su opuesto, la necesidad inconsciente de sentirnos inferiores, son las dos caras de una misma moneda.

Mientras nos mantengamos en esa línea, el sentimiento de víctima se va retroalimentando, como una bola de nieve, hasta que nos terminamos convirtiendo en aquello que creamos, pero sin siquiera darnos cuenta de que somos los únicos responsables de esta creación: personas quejosas, pedigüeñas, desagradecidas y espiritualmente irresponsables.

¿Qué sucedería si, en cambio, tomamos consciencia de todo lo que tenemos y somos? ¿Si en lugar de victimizarnos apreciamos con ecuanimidad lo que nos toque transitar? ¿Qué pasaría si dejáramos de dejar de compararnos y aceptáramos con dignidad nuestros propios desafíos?. Entonces podremos pedir desde el corazón, podemos pedir desde un deseo profundo del alma; desde un lugar donde los milagros ocurren. Cuando empezamos a encontrar el canal que sintoniza con nuestra frecuencia divina todo es posible.


 

Mery adora viajar. Después de haberse recibido de Economista y haber cumplido con las “normas sociales” un buen día decidió salir a explorar el mundo en búsqueda de respuestas, lo que la llevó, inevitablemente, a la India, cuna de todo conocimiento. En estos años tuvo experiencias que transformaron para siempre su forma de percibir la vida. Además de escribir y practicar Yoga, trata de sembrar consciencia compartiendo sus experiencias en todo lo que sea aprender a usar al cuerpo como vehículo para llegar al alma. Sujeta al eterno cambio, Mery simplemente disfruta de hacer camino al andar y de compartir su perspectiva.

_ ( Agradezco a Mery Fernandez Silveyra por compartir sus experiencias de vida )

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”

 Howard Gardner es un prominente neurocientífico estadounidense, psicólogo, profesor de Harvard y autor de la teoría de las inteligencias múltiples. ha recibido innumerables reconocimientos por su trabajo entre ellos el Premio Príncipe de Asturias. Lo entrevistó el diario La Vanguardia de España sobre sus teorías y sus concluyentes planteamientos invitan a la reflexión

“Aprender es el único antídoto contra la vejez y yo lo tomo cada día en Harvard con mis alumnos. Es tonto clasificar a los humanos en listos y tontos, porque cada uno de nosotros es único e inclasificable”, sostiene.

¿Por qué cuestiona que la inteligencia es lo que miden los tests?

Porque yo soy un científico y hago experimentos y, cuando mido la inteligencia de las personas, descubro que algunas son muy buenas solucionando problemas pero malas explicándolos. Y a otras les pasa lo contrario.

¿Y si hay personas diversas es porque también tiene que haber diversos talentos?

Por eso he dedicado 400 páginas a describir siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal.

¿Y por qué no muchas más: la culinaria o la mística o la teatral o la ecológica?

Porque no cumplen los requisitos que sí cumplen esas. Y espero acabar demostrando que además hay una inteligencia naturalista, otra pedagógica y otra existencial para plantearnos preguntas trascendentes. Pero no más.

Hoy los colegios ya plantean sus programas según esas inteligencias múltiples.

Y yo no me dirigía a los pedagogos, pero fueron ellos los primeros que adoptaron mis teorías.

Tipos de inteligencia
Hay siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal.

¿Por qué?

Porque comprobaban cada día en las aulas que las categorías de tonto o listo no cubren la diversidad del talento humano. Y, por tanto, que los tests de inteligencia no miden realmente nuestras capacidades, sino sólo la de resolverlos.

Su teoría, además, era cómoda para consolar a niños con malas notas y a sus papás.

Se abusó de ella al principio porque no se comprendió bien. En Australia, la administración la manipuló para explicar que había grupos étnicos que tenían inteligencias diferentes de otros.

¡Qué peligro!

En ese punto, empecé también a preguntarme por la ética de la inteligencia y por qué personas consideradas triunfadoras y geniales en la política, las finanzas, la ciencia, la medicina u otros campos hacían cosas malas para todos y, a menudo, ni siquiera buenas para ellas mismas.

Esa ya es una pregunta filosófica.

Pero yo soy un científico e inicié un experimento en Harvard, el Goodwork Project, para el que entrevisté a más de 1.200 individuos.

¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?

Descubrimos que no los hay. En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes.

A mí se me ocurren algunas excepciones...

Lo que hemos comprobado es que los mejores profesionales son siempre E CE: excelentes, comprometidos y éticos .

¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona?

No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia . Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética.

Para hacerte rico, a menudo estorba.

Pero sin principios éticos puedes llegar a ser rico, sí, o técnicamente bueno, pero no excelente.

Resulta tranquilizador saberlo.

Hoy no tanto, porque también hemos descubierto que los jóvenes aceptan la necesidad de ética, pero no al iniciar la carrera, porque creen que sin dar codazos no triunfarán. Ven la ética como el lujo de quienes ya han logrado el éxito.

“Señor, hazme casto, pero no ahora”.

Como san Agustín, en efecto. Otra mirada estrecha lleva a estudiantes y profesionales comodones a ser lo que consideramos inerciales, es decir, a dejarse llevar por la inercia social e ir a la universidad, porque es lo que toca tras la secundaria; y a trabajar, porque es lo que toca tras la universidad..., pero sin darlo todo nunca.

Sin ilusión, la vida se queda en obligación.

Y otros son transaccional es: en clase cumplen lo mínimo y sólo estudian por el título; y después en su trabajo cumplen lo justo por el sueldo, pero sin interesarse de verdad limitan su interés y dedicación. Y son mediocres en todo.

¿No descubren algún día de su vida algo que les interese realmente?

Algunos no, y es uno de los motivos de las grandes crisis de la madurez, cuando se dan cuenta de que no hay una segunda juventud. Otra causa es la falta de estudios humanísticos: Filosofía, Literatura, Historia del Pensamiento...

¡Qué alegría! Alguien las cree necesarias...

Puedes vivir sin filosofía, pero peor. En un experimento con ingenieros del MIT descubrimos que quienes no habían estudiado humanidades, cuando llegaban a los 40 y 50, eran más propensos a sufrir crisis y depresiones.

¿Por qué?

Porque las ingenierías y estudios tecnológicos acaban dándote una sensación de control sobre tu vida en el fondo irreal: sólo te concentras en lo que tiene solución y en las preguntas con respuesta. Y durante años las hallas. Pero, cuando con la madurez descubres que en realidad es imposible controlarlo todo, te desorientas.

¿En qué país influyó más su teoría de las inteligencias múltiples?

En China editaron cientos de títulos sobre inteligencias, pero las entendieron a su modo: querían que su hijo único fuera el mejor en todas.

Pues no se trata exactamente de eso.

Cada sociedad y persona entiende lo que quiere entender. Cuanto mayor te haces, más difícil es adaptar tu vida a un descubrimiento y más fácil adaptar el descubrimiento a lo que ya creías que era la vida. Por eso, voy a clase a desaprender de mí y aprender de los jóvenes.

 

La voluntad y las elecciones

El Dr. Nagaraj nos contaba que todas las mañanas, todas, el se levanta y se baña con agua fría.

'Para sacar todo el tamas del cuerpo', decía, 'es bueno siempre pegarse una ducha de agua fría'. El tamas es la fiaca. La pesadez. La falta de iniciativa. La fuerza de gravedad.

Y después nos decía algo como 'cuando uno se crea un nuevo hábito eso es tapas. Es descubrir una cosa que te hace bien, y repetirla, sin interrupciones, en el tiempo, por mucho tiempo. Entonces cuando repetís una cosa, por más resistencia que te pueda generar por momentos, podes observar el impacto que tiene en tu vida. Si es positivo, lo seguís. Y si no es positivo, lo dejas. Pero la voluntad y las elecciones son clave. Porque son las que hacen a tu destino.'

Cuando regida por mi Neptuno empece a viajar más buscando a 'Dios' que otra cosa, me metí en una no tan leve nube de confusión... Con respecto a la vida en general... ¿Que será todo esto? El Truman Show...

Y no tengo ni idea de que será todo este Truman Show, ya no me interesa entender más nada... Pero lo que sí me di cuenta es que mas allá de que pueda haber una fuerza Universal marcando el camino de todo el circo, hay algo que es clave, y es aprender a hacernos responsables de la energía que somos.

Ahí esta el beneficio de ser humanos. Que podemos ELEGIR. No controlar. Pero si elegir. Desde la consciencia. Para pasarla bien.

'Fijate con quien pasas tu tiempo. Lo que comes. La música que escuchas. Lo que lees. Porque estas creando tu campo de energía. Si, hay miles de factores externos que son inevitables. Si, cambiar roza la línea de lo imposible. Pero lo que dependa de vos: HACELO. Fortalece tu mente. Hace las cosas que sabes te hacen bien. Trabaja en pos de tu bien estar. Porque tu felicidad, en serio, no depende de nadie más, que de vos mismo.'

Hoy pido porque haya paz y porque todos los seres, de todos los planos, seamos felices.

Gracias.

Mery Fernandez Silveyra